El 3 de mayo comienzo a trabajar como economista para la Confederación Canaria de Empresarios, donde debo realizar informes y lanzar una campaña de concienciación sobre la economía sumergida.